Cómo hacer un plan de negocios

Cómo hacer un plan de negocios

Escribir un plan de negocios es esencial para llevar a cabo un negocio. Pero con tantos aspectos empresariales que hay que tener en cuenta, es posible que te preguntes cómo presentar correctamente la información crucial.

A continuación, te explicamos cómo hacer un plan de negocios y los diferentes tipos de planes de negocios que puedes usar.

¿Qué es un plan de negocios y cuál es su objetivo?

Un plan de negocios es un documento que explica los objetivos de una empresa y cómo alcanzarlos. Contiene una planificación detallada de los aspectos financieros, operativos y de marketing de una empresa o de una tienda de eCommerce.

Dicho esto, es esencial entender el propósito de escribir un plan de negocios. He aquí las razones por las que deberías tener uno:

  • Establecer un enfoque de negocio. Tener objetivos y pasos detallados en un plan de negocios te ayuda a centrarte en las acciones que te llevan a los objetivos.
  • Asegurar la financiación. Los inversores externos analizarán tu plan de negocio para ver los objetivos y cómo piensas desarrollar un negocio rentable. Una empresa viable debe tener una proyección financiera y planes de acción alineados.
  • Atraer el talento de los ejecutivos. A medida que tu negocio crezca, es posible que quieras contratar a ejecutivos con experiencia para dirigir la empresa aún mejor. Es probable que examinen tu plan de negocio para determinar si encajan en la empresa.

Aunque un plan de negocios suele ser útil para un negocio nuevo o pequeño, una empresa establecida también se puede beneficiar de tener uno. Una empresa puede revisar su plan para ver qué objetivos se han cumplido y establecer otros nuevos para el desarrollo futuro o prepararse para llevar la empresa en una nueva dirección.

Cuatro tipos de planes de negocio

Cada plan de negocio tiene un propósito diferente. Algunos guían a la empresa para atraer inversores, mientras que otros se centran en las ganancias a corto plazo. Por lo tanto, debes crear un plan de negocio que se corresponda con tu visión.

Aquí te presentamos cuatro tipos de planes de negocio y desglosamos cada uno de ellos.

Plan de negocio estándar

Un plan de negocio estándar abarca todas las áreas de la empresa. Se dirige tanto a las partes internas como a las externas, como empleados, posibles inversores y proveedores. Es el modelo más versátil de todos.

Más adelante hablaremos de los elementos de un plan de empresa estándar con más detalle. En general, debe contener lo siguiente

  • Resumen ejecutivo: abarca un esquema de las características esenciales de la empresa. El resumen también puede servir de plantilla para el plan de negocio.
  • Descripción de la empresa: proporciona información sobre el propósito y los objetivos de la empresa. La descripción de la empresa suele ir después del resumen ejecutivo.
  • Estudio de mercado: analiza los perfiles de los clientes objetivo, el potencial del mercado y los competidores.
  • Organización y equipo directivo: presenta a los miembros del equipo y las competencias y responsabilidades individuales en la empresa.
  • Productos y servicios: describe los productos y servicios ofrecidos y cómo pueden competir en el mercado.
  • Plan de operaciones: proporciona información sobre las actividades diarias y cómo se van a entregar los productos y servicios a los clientes.
  • Plan de marketing: especifica las estrategias de marketing que utilizarás para promocionar los productos y servicios entre los clientes.
  • Plan financiero: muestra las proyecciones financieras y los supuestos para el rendimiento ideal del negocio.
  • Apéndice: contiene información adicional que apoya la idea principal del plan de negocio.

Plan de negocio Lean Startup

El plan de negocio «lean» utiliza un formato más sencillo para plasmar su plan de negocio. Es más breve que el plan de negocio estándar, ya que sólo destaca las estrategias, los hitos y las cifras esenciales.

Este tipo de plan de negocio es útil para seguir el crecimiento de una empresa pequeña. Puedes hacer un seguimiento de las cifras y los hitos del rendimiento de tu empresa, y luego compararlos con las proyecciones de un informe financiero.

Tiene cuatro elementos esenciales:

  • Los principios rectores: una breve descripción del mercado objetivo, la identidad de la empresa y los objetivos empresariales para poder hacer un seguimiento.
  • Estrategia de ejecución: enumera las estrategias operativas, como los planes de promoción, las campañas en las redes sociales y la planificación de la producción.
  • Medición de los resultados: define los parámetros que se utilizarán y las cifras previstas. Esta información puede proporcionarse mediante KPI y OKR.
  • Números importantes: especifica el plan financiero básico, como las proyecciones de ventas, las asignaciones presupuestarias y el flujo de caja previsto.

Existen varias plantillas de planes de negocios que te ayudarán a elaborar uno para tu empresa. Una de las plantillas más famosas es el Business Model Canvas de Alex Osterwalder, que traza un mapa de tu negocio en una sola página con nueve componentes.

¿Por qué utilizar The Business Model Canvas?

Plan de negocio resumido

Este plan de empresa consta de una sola página. Condensa toda la información esencial de un plan de empresa estándar en un resumen informativo.

A pesar de su similitud con un plan de negocio lean de una sola página, ambos modelos tienen una diferencia distintiva.

En primer lugar, un plan de negocios resumido utiliza resúmenes estructurados y redactados para explicar el negocio. Un plan de negocios lean se salta eso y utiliza listas, tablas o viñetas.

En segundo lugar, un plan de negocio resumido se utiliza sobre todo para presentar una empresa a partes externas, como inversores, bancos o socios potenciales. En cambio, un plan de negocio lean se emplea principalmente para el seguimiento del crecimiento interno.

Plan de negocio completo

Un plan de negocio completo suele tener como objetivo conseguir financiación. De ahí que haga mucho hincapié en el aspecto financiero de la empresa, sin dejar de lado otros elementos como el resumen ejecutivo, la oportunidad de mercado y la explicación del producto.

Los detalles financieros que debe contener un plan de negocio completo son:

  • Datos financieros actuales: describen los resultados financieros recientes de la empresa. Deben ser totalmente transparentes, ya que los inversores y acreedores quieren tener una imagen completa de la empresa.
  • Declaraciones financieras proyectadas: estima las ventas, los gastos y el flujo de caja futuros. Este detalle es vital sobre todo para una empresa nueva que aún no tiene ingresos que mostrar.
  • Requisitos del préstamo: una descripción detallada de la financiación actual necesaria y de los requisitos futuros del préstamo. Tienes que explicar por qué necesitas una determinada cantidad de capital basándote en tus proyecciones financieras.
  • Planes de gasto: una explicación de cómo vas a gastar los fondos. Los inversores y prestamistas evaluarán si tienes un buen plan de gastos que pueda generar rentabilidad y una alta probabilidad de reintegro.
  • Planes de pago de los préstamos: describe tus planes de pago para los préstamos actuales y futuros.

9 elementos de un plan de empresa estándar

Cada empresa puede adoptar un enfoque diferente en cuanto a la estructura del plan de negocios estándar, pero es necesario cumplir con los siguientes puntos.

1. Resumen ejecutivo

Es lo primero que aparece después de la portada y debe contener toda la información esencial del plan de negocios en una o dos páginas.

Es esencial escribir un buen resumen ejecutivo, ya que a menudo es la parte que puede definir el éxito o el fracaso de una oportunidad. Los inversores y los ejecutivos examinan el resumen ejecutivo para decidir si deben profundizar en el plan de negocios o simplemente dejarlo de lado.

En un resumen ejecutivo hay que incluir la siguiente información.

Perspectiva general de la empresa

El primer tema de interés es el producto o servicio que vas a ofrecer tu empresa. Explica tus productos de forma concisa y si vas a fabricarlos o a subcontratar proveedores.

Si vas a ofrecer servicios, describe cómo pueden mejorar la calidad de vida de las personas y cuál es el tamaño del mercado.

Oportunidad de mercado y competencia

En esta sección, resume el análisis del mercado para tu negocio.

Escribe quién es tu mercado objetivo: sé específico. Por ejemplo, si vendes pan, explica en qué zona o a qué grupo económico vas a venderlo, ya que esto influirá en tus precios y en los costes de promoción.

También es recomendable abarcar el volumen del mercado, en profundidad, ya que perfilará el potencial de volumen de ventas.

Después de explicar tu mercado objetivo, identifica los problemas que existen en ese segmento y cómo tus productos y servicios pueden resolverlos.

Busca la competencia en el mercado. Si otras empresas se dirigen al mismo segmento que la tuya, explica las diferencias clave que te hacen destacar del resto.

Proyecciones financieras

Con las proyecciones financieras, se trata de explicar brevemente tus fuentes de ingresos y tu estructura de precios. Además, muestra las cifras de ventas, gastos e ingresos previstos para dar una visión general de tu desempeño financiero proyectado.

También puedes mencionar el capital necesario y cómo vas a financiar el negocio. Si estás buscando financiación externa, este es el momento de explicar cuántos fondos necesitas y cómo piensas devolverlos en el futuro, ya sea en forma de acciones de la empresa o de dinero.

Hitos y proyecciones de crecimiento

El último elemento de un resumen ejecutivo es tu visión de futuro una vez que la empresa crezca. Si el plan de negocio es para una empresa en funcionamiento, muestra los hitos que la empresa ya ha alcanzado.

La proyección de crecimiento futuro incluye la apertura de nuevas sucursales, la adquisición de una determinada cantidad de nuevos clientes, etc. El propietario de un pequeño negocio puede utilizar esto para hacer un seguimiento del crecimiento de su negocio.

2. Descripción de la empresa

El propósito de la empresa puede definirse mediante la declaración de la visión y la misión. Una declaración de visión debe contener tu ambición para la empresa: lo que quieres que ésta sea. Por otro lado, la misión refleja las acciones que se llevarán a cabo para alcanzar esa meta.

Estas declaraciones son útiles para que todos los miembros de la empresa actúen de acuerdo con el mismo propósito. También desempeñan un papel fundamental en la planificación estratégica, ya que darán forma a la estrategia para alcanzar el propósito de la empresa.

El siguiente paso es construir los objetivos de la empresa. Se trata de un conjunto de logros que quieres alcanzar en un determinado periodo de tiempo. Puedes establecer objetivos para la empresa en general o dividirlos en departamentos, como objetivos de marketing, finanzas u operaciones.

Al elaborar un objetivo empresarial, utiliza el marco SMART para ayudarte a registrar tu progreso:

  • Específico: acota cada objetivo para que la planificación sea más precisa.
  • Medible: define los criterios de medición que determinarán tu progreso y tus logros.
  • Alcanzable: el objetivo debe poder alcanzarse, basándose en hechos y cifras.
  • Relevante: cada objetivo debe estar alineado con la visión y la misión de la empresa.
  • Temporal: indica el plazo de tiempo en el que se quiere alcanzar el objetivo.

Por ejemplo, una empresa de consultoría que está empezando puede establecer un objetivo de adquirir 50 clientes en el primer trimestre de funcionamiento. Los aspectos SMART de ese objetivo pueden desglosarse de la siguiente manera

  • Específico: está claro que se trata de 50 clientes.
  • Medible: se puede hacer un seguimiento del número de clientes obtenidos.
  • Alcanzable: 50 nuevos clientes en un trimestre no es un objetivo demasiado ambicioso.
  • Relevante: la adquisición de nuevos clientes es importante para el crecimiento de una empresa de consultoría.
  • Temporal: el objetivo debe alcanzarse al final del primer trimestre.

3. Análisis de mercado

El análisis de mercado es una parte fundamental de un plan de negocios. En este proceso, recopilarás información sobre tus clientes y sus comportamientos, así como sobre los competidores, para ayudarte a sentar las bases de tus estrategias empresariales.

Definir el mercado objetivo

El primer paso consiste en delimitar el mercado en el que quieres desarrollar tu negocio. Esto te ayudará a entender mejor las características del mercado para preparar una campaña de marketing adecuada y ofrecer productos relevantes.

Para determinar tu mercado objetivo, intenta averiguar quiénes son tus clientes potenciales. Es posible especificarlos utilizando varios factores:

  • Ubicación geográfica: determina la zona a la que deseas prestar servicio en función del alcance de tu negocio.
  • Grupo de edad: esto es ideal si quieres vender productos dirigidos a un grupo de edad específico, como alcohol, ropa de negocios o juguetes.
  • Nivel de ingresos: este factor determina el grupo demográfico que se ajustará a la franja de precios de tus productos. Ten en cuenta que el nivel de ingresos puede verse afectado también por características geográficas y demográficas, como la edad y el sexo.

En el caso de una empresa B2B, puedes definir a tus clientes potenciales en función de la ubicación geográfica, el sector, el perfil de la empresa y la relevancia.

Volumen y tendencias del mercado

A la hora de definir el tamaño del mercado, es necesario investigar el número potencial de clientes que podrías tener. De esta manera, tendrás una mejor idea del tope del mercado para tu nicho.

Además, hay que averiguar las últimas tendencias de ese mercado. Por ejemplo, puedes examinar si el aumento o la disminución de la demanda de tus productos está relacionado con el aumento en la cantidad de personas en tu zona.

Análisis de la competencia y del entorno

Tras identificar el mercado objetivo, es hora de explorar a los competidores y tu posición en relación con ellos.

Céntrate en tus competidores directos, es decir, en empresas que venden productos similares o se dirigen al mismo grupo demográfico. Una vez que hayas enumerado a todos los competidores, intenta comparar tu negocio con ellos e identificar tus puntos fuertes y débiles.

Puedes utilizar el análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) para presentar esto.

Los puntos fuertes y débiles representan tu posición interna en relación con los competidores. Por ejemplo, tu punto fuerte es la tecnología para producir bienes de forma más eficiente.

Por el contrario, si los competidores tienen recursos humanos más experimentados, puedes considerar tu falta de experiencia como tu debilidad.

A continuación, analiza el entorno del mercado: qué oportunidades puedes aprovechar y qué amenazas tienes que reducir. Las oportunidades pueden ser una normativa gubernamental favorable o una tendencia positiva del mercado, mientras que las amenazas pueden adoptar la forma de competidores emergentes.

Estos análisis serán útiles para la creación de estrategias de marketing y la planificación de la empresa en general.

4. Organización y equipo directivo

En esta sección, tienes que presentar a las personas que están detrás de la idea de negocio, el papel y las responsabilidades de cada miembro, y cómo organizarás el trabajo de todos para lograr tus objetivos empresariales.

Crea una breve biografía de cada miembro del equipo y destaca sus experiencias. Si acabas de poner en marcha una pequeña empresa, no te preocupes por las lagunas en el equipo directivo. Es mejor tener una persona que trabaje de acuerdo con su experiencia en lugar de contratar a alguien porque sí.

Esta práctica puede indicar la madurez de tu plan de negocio y abrir más oportunidades para que la persona adecuada se una a tu equipo.

No te obligues a definir el equipo directivo utilizando títulos de nivel C como CEO, CMO y CFO. Aunque es tentador tener esos títulos, puede que no sea la forma más eficaz de dirigir una startup.

Una vez que hayas dividido las responsabilidades de los miembros del equipo, prepara una explicación de tu estructura organizativa si es pertinente. Aunque el organigrama puede incluirse en el apéndice, tienes que definir el flujo directivo de arriba a abajo.

Eres libre de elegir una estructura plana o alta y la forma de dividir las funciones en tu empresa. El punto importante es que debería favorecer las operaciones de la empresa para alcanzar los objetivos.

5. Productos y servicios

Esta es la sección en la que explicas qué productos y servicios ofreces.

Explica cómo los productos y servicios satisfacen las necesidades del mercado objetivo. Puedes incluir características y ventajas, pero no profundices demasiado en las especificaciones técnicas; puedes incluirlas en el apéndice. Además, evita el uso de términos técnicos para facilitar la comprensión.

Otro aspecto vital que debes cubrir es lo que hace que tus productos y servicios sean diferentes de los de la competencia. Si creas un bien con características que se distingan de las de tus competidores, asegúrate de incluir su desglose en esta sección.

También puedes vender productos similares a un precio competitivo. Explora cómo puedes venderlos a un precio más bajo. Por ejemplo, consigues que el proceso de producción sea más eficiente, o consigues las materias primas de proveedores más baratos.

6. Plan de operaciones

Esta sección contiene el detalle del funcionamiento de la empresa, incluida la forma de suministrar los productos y servicios a los clientes.

Puedes incluir el equipo que necesitas para gestionar el negocio, el flujo operativo detallado y los requisitos legales.

Gestión de la infraestructura

En primer lugar, especifica el equipamiento que necesitas para gestionar el negocio: incluye el que ya tienes y el que aún tienes que adquirir. Asegúrate de mencionar cómo vas a obtener todo. Por ejemplo, si alquilarás el equipo o si lo comprarás.

No te olvides de justificar por qué son importantes esos equipamientos y por qué los adquieres de una manera determinada. Por ejemplo, adquieres un equipo caro y vital para tu producción porque no hay ninguna empresa que alquile esa máquina.

Operaciones diarias

Explica cómo llevas a cabo las actividades diarias, como los métodos de producción o servicio, el control de inventarios, la gestión de la cadena de suministro y el mantenimiento de las instalaciones.

Si obtienes productos de los proveedores, asegúrate de explicar el proceso de cumplimiento de los pedidos y la entrega de los productos.

En el caso de una empresa que realiza la producción por sí misma, el plan de negocio debe contener un método de producción detallado. Asegúrate de explicar de dónde obtienes las materias primas, cómo las transformas en productos y cómo los entregas.

No olvides anotar el intervalo de tiempo que transcurre desde la adquisición de las materias primas hasta el final de la producción. Esto indicará que tu proceso de producción está bien planificado.

También es necesario mencionar las tareas diarias de mantenimiento de las instalaciones. Si tienes un restaurante, tienes que limpiar la cocina y el comedor todos los días para mantener los estándares de higiene y calidad.

Requisitos legales

Si la región en la que operas requiere un permiso de negocio, debes presentarlo aquí. Define cómo tu actividad cumple con todas las normativas necesarias en tu sector, como la sanitaria o la medioambiental.

7. Estrategia de marketing y ventas

En este paso, tienes que desarrollar un plan de marketing para promocionar tu negocio entre los clientes.

Posicionamiento

El posicionamiento del producto es el proceso por el que se establece la percepción pública de tu producto o servicio. Hacerlo es especialmente importante si hay muchos productos similares circulando en tu mercado objetivo.

Los clientes compararán tus productos con los de la competencia y buscarán algún factor único. Tu objetivo es distinguir el tuyo de la competencia mediante un concepto que se asocie a tu marca.

Algunos ejemplos de palabras habituales de posicionamiento son ‘accesible‘, ‘fiable‘, ‘resistente‘ y ‘sencillo‘. Puedes elegir cualquier rasgo que se ajuste a los objetivos de tu producto y empresa.

Precios

Después de definir la posición de tu producto en el mercado, tienes que idear un modelo de precios.

Hay dos reglas fundamentales que debes seguir. En primer lugar, hay que cubrir los costes de entrega del producto al cliente. En segundo lugar, el precio debe ajustarse al mercado elegido.

Existen tres enfoques para determinar el precio ideal.

  • Fijar el precio en función de los costes: hay que determinar los costes iniciales y a partir de ahí aumentar el precio.
  • Precio basado en el mercado: consultar el mercado y ver qué precios ofrece la competencia. Puedes situar tu precio en el extremo superior o inferior del mercado, en función de tu posicionamiento.
  • Precios basados en el valor: el precio viene determinado por el valor que ofreces a los clientes. Por ejemplo, si vendes un producto de limpieza que puede ahorrar 10 dólares de gasto, puedes poner el precio de tu producto a 8 dólares.

Promoción

En la actualidad, existen muchas opciones para publicitar productos y servicios. Los medios van desde los canales de marketing tradicionales, como los carteles y las revistas impresas, hasta los canales digitales, como las plataformas de redes sociales.

Para determinar qué canales de marketing conviene utilizar, analiza el perfil de tus clientes. Cada grupo demográfico tiene sus preferencias, así que asegúrate de tenerlo en cuenta a la hora de elegir una plataforma para publicitar tu negocio.

A continuación, crea un plan de promoción para convencer a tus clientes de que compren tus productos. Aunque las promociones son consideradas una estrategia a corto plazo y poco eficaz para fidelizar a los clientes, pueden impulsar las ventas.

Estos son algunos de los planes de promoción que puedes probar:

  • Productos de prueba: ofrece una prueba gratuita para que los clientes puedan probar tus productos. Este método es especialmente popular entre las empresas de software.
  • Paquetes: vende productos combinados en un paquete a un precio inferior al de la compra de cada uno de ellos por separado.
  • Descuentos: ofrece una reducción de precio a los compradores habituales o durante una temporada festiva.
  • Productos por tiempo limitado: haz un lanzamiento de productos que sólo estén disponibles durante un corto periodo de tiempo. Esta estrategia aprovecha la sensación de urgencia y escasez para atraer las ventas.

Canal de ventas

Un canal de ventas es la forma en la que entregarás tu producto o servicio al mercado para que los clientes puedan realizar una compra.

Imagen del sitio web de Hostinger para crear una tienda online

En general, los canales de venta pueden dividirse en dos categorías: canales de venta directos e indirectos.

Un canal de ventas directo tiene lugar cuando tu empresa vende los productos directamente a los clientes. Puede hacerse a través de la venta personal, las tiendas minoristas de la marca o las tiendas online de la empresa.

Un canal de ventas indirecto, por otro lado, consiste en utilizar intermediarios como un minorista o un marketplace online para vender tus productos.

Tu canal de ventas ideal depende del tipo de productos que vendas y de tu mercado objetivo. Por ejemplo, si vendes un producto básico para un mercado amplio, es posible que quieras tener varios canales de venta, ya que te ayudarán a llegar a más clientes y a obtener más ganancias.

8. Plan financiero

La elaboración de un plan financiero suele ser la parte más abrumadora de la redacción de un plan de negocios. Las proyecciones financieras del negocio muestran la viabilidad de la empresa y las áreas que puedes mejorar.

Un plan financiero suele consistir en la proyección de la empresa para los primeros 12 meses, seguida de proyecciones anuales para los siguientes tres a cinco años. Si la empresa ya está en marcha, esta sección debe incluir también los estados financieros recientes.

Hay varios informes financieros que debes añadir a tu plan de empresa.

  • Hoja de Balance: una visión general de la situación de la empresa. Nombra los activos, los pasivos y el patrimonio neto de la empresa.
  • Proyección de ventas: una expectativa general de cuántas ventas puedes hacer. También puedes incluir el coste de los bienes vendidos (COGS, del inglés Cost of goods sold) para hacerte una idea del beneficio bruto que obtienes de cada categoría de productos.
  • Estado de resultados: este estado mostrará si su empresa obtendrá beneficios o tendrá pérdidas. El estado de resultados toma las cifras de la proyección de ventas y las combina con otros gastos de funcionamiento de la empresa.
  • Estado de flujo de efectivo: no debe confundirse con el estado de resultados, ya que el estado de flujo de efectivo registra el flujo de entrada y salida de dinero. El objetivo es mostrar la cantidad de dinero en efectivo que pasa por tu negocio. También ayuda a planificar los gastos futuros, ya que puedes proyectar la cantidad de dinero que tendrás en ese momento.
  • Análisis del punto de equilibrio: para una nueva empresa, el análisis del punto de equilibrio mostrará las ventas necesarias para llegar a ser rentable con unos costes variables y fijos determinados. También ayuda a la empresa a establecer un objetivo de resultados de ventas.

Predecir tu futuro financiero requiere algunas suposiciones. Enumera todas las deducciones que utilizas para saber en qué circunstancias tu empresa puede seguir estas proyecciones. Por ejemplo, puedes suponer que la tendencia del mercado seguirá siendo la misma durante los próximos años.

9. Apéndice

Esta sección contiene información adicional para aclarar o enfatizar los elementos anteriores de un plan de negocios.

Puedes incluir información adicional como:

  • Organigramas
  • Documentación sobre productos o instalaciones
  • Información sobre el estudio de mercado
  • Proyecciones financieras adicionales
  • Acuerdos legales

Consejos prácticos para convertir la plantilla en un plan de negocios adecuado

Redactar una plantilla de plan de negocio puede ser un reto para los dueños de negocios. A continuación, te ofrecemos algunos consejos sobre cómo redactar el plan de negocios para una empresa pequeña o grande:

  • Sé realista: proporciona un plan de acción lógico y proyecciones financieras para alcanzar tus objetivos. No olvides ser sincero sobre tus recursos y capacidades.
  • Sé claro: céntrate en dar la información importante. Escribe de forma concisa y evita el lenguaje de relleno, ya que los inversores no quieren leer un plan de negocios largo.
  • Utiliza tablas y gráficos: presenta los datos mediante tablas y gráficos para que sean más fáciles de interpretar.
  • El fondo sobre la forma: no pienses demasiado en el formato. Puedes jugar con la presentación del plan de empresa sólo si estás seguro de que contiene toda la información esencial.
  • Conoce a tu público: es posible que quieras ajustar tu estilo y tono en función de tu público y tu sector. No dudes en ser creativo con el formato para captar su atención, pero asegúrate de dar prioridad al valor del contenido.

Conclusión

Disponer de un plan de negocios es crucial a la hora de planificar una empresa. Crea una hoja de ruta para su funcionamiento y sirve de guía para el equipo. Además, puede ayudarte a atraer inversores.

Como hay varios tipos de planes de negocios, asegúrate de elegir el que más se ajuste a tu visión. Siempre que proporciones la información importante e incluyas todos los elementos esenciales, tu plan de negocio debería ayudarte a alcanzar tus objetivos.

Ahora que has aprendido cómo hacer un plan de negocios, es el momento de empezar a escribir uno para ti.

Author
El autor

Betania V.

Betania es una redactora apasionada por el marketing digital y la creación de sitios web. Escribe tutoriales y realiza análisis SEO en el equipo de Contenido de Hostinger. En sus ratos libres, disfruta de bailar, cantar o mirar una buena película de cine clásico.