¿Qué es una IP dedicada y la necesitas para tu sitio?

Si estás buscando un plan de hosting, es posible que te hayas encontrado con el término dirección IP (Protocolo de Internet) dedicada. La IP dedicada, que a menudo aparece entre otras características y complementos ofrecidos por los proveedores de hosting, suele suscitar muchas preguntas.

Un debate habitual es si es necesaria una dirección IP dedicada para alojar un sitio web. Este artículo te ayudará a determinar si tu sitio web necesita una IP dedicada ya que explicaremos qué significa, cómo funciona y en qué se diferencia de una dirección IP compartida. Empecemos.

Qué es una dirección IP

Una dirección IP es una serie de números únicos asignados a sitios web y dispositivos informáticos conectados a la red.

Cuando llamas a alguien, tu número de teléfono ayuda a identificarte; una dirección IP funciona de la misma manera. Sirve como identificador único que un ordenador utiliza para comunicarse con otros dispositivos en Internet.

Existen dos tipos de direcciones IP en la red, IPv4 e IPv6:

  • IPv4: se refiere al direccionamiento numérico consistente en cuatro conjuntos de números separados por puntos, como por ejemplo 69.89.31.226 o 12.244.233.165.
  • IPv6: utiliza letras y dígitos hexadecimales separados por dos puntos, por ejemplo 2001:0db8:85a3:0000:0000:8a2e:0370:7334.

IPv4 utiliza una dirección de 32 bits que admite más de cuatro mil millones de direcciones diferentes. Sin embargo, cuantos más sitios web creemos, mayor será el espacio de direcciones que necesitaremos.

IPv6 utiliza una dirección de 128 bits, lo que significa que proporciona 1.028 veces más direcciones que IPv4. Por lo tanto, satisface la necesidad de un mayor espacio de direcciones IP.

Las direcciones IP también forman parte del Sistema de Nombres de Dominio (DNS) que traduce y asigna nombres de dominio a sus direcciones IP asignadas. Permite a los usuarios teclear simplemente la dirección de un sitio web, por ejemplo facebook.com en lugar de 69.63.176.13, para acceder a la información.

Cuando un usuario teclea un nombre de dominio en la barra de direcciones, el proveedor de servicios de Internet (ISP) busca la dirección IP del sitio web correspondiente. Una vez encontrada la dirección IP, el navegador recuperará la información y mostrará el contenido del sitio web.

Diferencias entre direcciones IP dedicadas y normales

Una dirección IP dedicada se asigna a una única cuenta de hosting. En otras palabras, una dirección IP dedicada sirve como dirección de tu sitio web. Los usuarios pueden teclear tu nombre de dominio o tu dirección IP para acceder a él.

Cuando un proveedor de hosting empareja una IP dedicada con un servidor dedicado, puedes acceder a todos los recursos del servidor. Puedes asignar la dirección IP a un solo sitio web o a varios.

Algunos proveedores de alojamiento también ofrecen una IP dedicada como complemento de un paquete de alojamiento existente. Por ejemplo, se puede tener una dirección IP dedicada aunque se utilice hosting compartido.

Por otro lado, las direcciones IP compartidas se utilizan habitualmente en planes como el alojamiento compartido o el alojamiento WordPress. Una dirección IP compartida se asigna a varios sitios web dentro de un mismo servidor.  

Tu proveedor de hosting se asegurará de que los visitantes sean dirigidos al sitio web correcto en base al nombre de dominio a pesar de tener la misma dirección IP.

Dado que los usuarios con direcciones IP compartidas utilizan un servidor compartido, los recursos asignados serán limitados. Además, cualquier acción que realice el propietario de un sitio web puede afectar a los demás. Por ejemplo, cuando un usuario con una dirección IP compartida es bloqueado o incluido en una lista negra por enviar spam por correo electrónico, puede afectar la reputación del servicio de correo electrónico de otros usuarios.

Ventajas de tener una dirección IP dedicada

Aunque puedes tener un sitio web funcional con una IP compartida, una dirección IP dedicada te dará algunas ventajas.

A continuación se enumeran varios beneficios que diferencian una IP dedicada de una dirección IP compartida.

1. Capacidad de entrega del correo electrónico

La capacidad de entrega del correo electrónico se refiere al porcentaje de mensajes que llegan correctamente a las bandejas de entrada de los destinatarios.

Uno de los factores que influyen en la capacidad de entrega del correo electrónico es la reputación IP. Esta afecta al modo en que los proveedores de servicios de Internet determinan si tus correos electrónicos deben estar en la bandeja de entrada. Así, a mejor reputación, más correos electrónicos entregados.

Una dirección IP dedicada aísla tu reputación, protegiéndola de los remitentes de correo electrónico con malas prácticas. Además, las direcciones IP dedicadas permiten a las empresas enviar un mayor volumen de correos electrónicos.

Sin embargo, incluso con una dirección IP dedicada, no es recomendable enviar demasiados correos electrónicos a la vez, ya que los ISP podrían considerarlo spam. La mejor práctica es empezar con números pequeños e ir aumentando poco a poco la frecuencia: esto ayuda a que los ISP se familiaricen con tu dirección IP.

Si quieres evitar que los correos masivos vayan a la carpeta de spam, considera utilizar un proveedor de servicios de correo electrónico externo. Servicios como Mailchimp y Constant Contact pueden gestionar envíos de correos de gran volumen aumentando las posibilidades de que tus mensajes lleguen a las bandejas de entrada.

Otra forma de evitar que los ISP marquen tus correos como spam es utilizar una dirección de correo electrónico de marca. En lugar de utilizar una dirección gratuita como Gmail o Yahoo, utiliza un correo electrónico con tu nombre de dominio. Por ejemplo, juanperez@tudominio.com.

Hostinger ofrece un correo electrónico empresarial gratuito con todos los planes de hosting. Si sólo necesitas alojamiento de correo, las soluciones de correo profesional premium ofrecen más funciones y tienen mayores volúmenes de envío.

2. Accesibilidad del sitio web a través de la dirección IP

A veces, puede que necesites acceder a tu sitio web a través de su dirección IP. Por ejemplo, si quieres empezar a crear tu sitio web sin comprar un nombre de dominio, simplemente escribe tu IP dedicada en la barra de direcciones del navegador.

Con una dirección IP dedicada, también tendrás acceso directo a los archivos de tu sitio web a través de FTP (Protocolo de transferencia de archivos) o de un navegador web. Esto significa que puedes ver tu sitio web, incluso cuando tus registros DNS están todavía en propagación, lo que puede tardar hasta 48 horas.

Aunque no es habitual acceder a un sitio web mediante FTP, esto ofrece más flexibilidad y algunos usuarios pueden considerarlo necesario. Puedes utilizarlo para supervisar el rendimiento de tu sitio y cargar archivos multimedia, así como para diagnosticar y solucionar cualquier problema que impida a los visitantes ver el contenido de tu web.

3. SEO

El debate sobre si una dirección IP dedicada ayuda a mejorar el SEO sigue vigente. Aun así, las direcciones IP dedicadas te ofrecen la ventaja de controlar la reputación de tu sitio web, uno de los factores SEO más importantes.

Sin una IP dedicada, lo más probable es que estés compartiendo direcciones IP con cientos o incluso miles de otros sitios web, dependiendo de tu servicio de hosting.

Al igual que ocurre con la reputación del correo electrónico, compartir direcciones IP puede poner en peligro tu sitio web, ya que otros usuarios podrían realizar malas prácticas de SEO, como, por ejemplo, participar en spam de enlaces o adjuntar texto y enlaces ocultos. En el peor de los casos, tu sitio web podría entrar en una lista negra aunque no haya hecho nada malo.

Además, el uso indebido de una IP dedicada puede hacer que te penalicen. Algunos propietarios de sitios web asignan una dirección IP a varios dominios y crean un grupo de sitios web que intercambian enlaces de un lado a otro, lo que se conoce como granja de enlaces.

Esta práctica se considera black hat en SEO y tiene como resultado la desindexación de tus sitios de las SERPs (páginas de resultados de los motores de búsqueda).

4. Certificado SSL

Un certificado SSL (Secure Socket Layer) ayuda a proteger un sitio web cifrando toda la información intercambiada entre cada usuario y el servidor. Un sitio web con un certificado SSL tiene HTTPS en su URL con el símbolo de un candado al lado.

Imagen que muestra que la conexión de hostinger.es es segura.

Si tienes un sitio de comercio electrónico que procesa pagos o cualquier sitio web que requiere información personal, obtener un certificado SSL es obligatorio para proteger la información de tus clientes que pueda ser propensa a brechas de seguridad.

Antes, para instalar SSL era necesario disponer de una dirección IP dedicada. Sin embargo, con la tecnología SNI (Server Name Identification) los usuarios pueden instalar certificados SSL utilizando una dirección IP compartida.

Dicho esto, sigue habiendo algunos problemas de compatibilidad con SNI. La tecnología no es compatible con varias versiones antiguas de navegadores web y sistemas operativos, como Safari en Windows XP, Opera Mobile e Internet Explorer 6 o anteriores.

Así, cuando los visitantes intenten acceder a tu sitio web con un navegador incompatible, verán un mensaje de advertencia.

Aunque no mucha gente usa estas versiones antiguas de los navegadores, es mejor evitar problemas de compatibilidad utilizando una dirección IP dedicada. Las direcciones IP dedicadas te permiten instalar certificados SSL avanzados para proporcionar un mayor nivel de seguridad.

Además, no todos los alojamientos web admiten SNI, por lo que es posible que aún necesites una IP dedicada para instalar un certificado SSL.

5. Control superior del servidor

Una dirección IP dedicada te proporciona un mayor nivel de acceso y control del servidor. Puedes configurar directamente tu servidor en lugar de utilizar una interfaz de panel de control, como cPanel o Plesk.

Por lo general, los proveedores de hosting, incluido Hostinger, utilizan una IP dedicada en los VPS (Servidor Privado Virtual) para dar a los usuarios acceso root al servidor. Puedes gestionar varias propiedades del servidor con acceso root, desde subir y editar archivos hasta instalar y eliminar software.

Algunos servicios de hosting también ofrecen alojamiento dedicado con una IP y un servidor dedicados para proporcionar más recursos. Con este entorno, puedes ejecutar un servidor de juegos y alojar tus propios juegos en línea sin preocuparte por el retraso o la falta de ancho de banda.

El uso de una IP dedicada también te permite ejecutar tu propio servidor FTP. Hacerlo puede beneficiar a los negocios u organizaciones a la hora de facilitar las transferencias de archivos dentro de las redes internas. También puedes configurar una red FTP anónima que permita a los usuarios acceder a archivos públicos sin credenciales.

6. Rendimiento del sitio

El rendimiento de un sitio web se refiere al tiempo que tardan las páginas web en descargarse de los servidores de hosting y mostrarse en los navegadores de los usuarios. Crea la primera impresión de tu sitio y tu negocio, por lo que es un factor importante que determina la experiencia del usuario.

El 40% de los usuarios abandonarán un sitio que tarde más de tres segundos en cargarse. Así, un sitio web de alto rendimiento con un tiempo de carga rápido tiene más probabilidades de atraer tráfico y aumentar las tasas de conversión. Por otro lado, un rendimiento lento puede provocar una mayor tasa de rebote y dañar tu reputación.

Si tienes una cuenta de alojamiento compartido, existe la posibilidad de que tu sitio web comparta una dirección IP con cientos o a veces miles de otros sitios. Cuando un sitio web recibe una gran carga de tráfico, puede ralentizar tu sitio y afectar tu rendimiento.

Con una dirección IP compartida, el servidor web también tiene que identificar qué dominio se solicita antes de mostrarlo al usuario, lo que puede tardar unos segundos.

Al igual que con una dirección IP dedicada, al escribir un nombre de dominio se mostrará inmediatamente el contenido del sitio web. Aunque una IP dedicada no es el único factor que contribuye al rendimiento, ayuda a mejorar la velocidad de tu sitio web, ya que el servidor no tiene que buscar entre un montón de otros sitios web.

7. El precio de la IP dedicada

Otra cosa a tener en cuenta a la hora de decidir entre una dirección IP compartida y una dedicada es el precio. Una dirección IP dedicada cuesta desde 2 hasta 200 dólares/mes,dependiendo de tu proveedor de Hosting.

La forma más rentable de obtener una dirección IP dedicada para tu sitio es comprar un plan de hosting VPS que cuesta desde 5 hasta 300 dólares/mes. El precio depende de la configuración y los recursos del servidor.

Los planes de hosting VPS KVM de Hostinger oscilan entre AR$ 8479.00AR$ 28269.00/mes. Cada plan incluye una dirección IP dedicada, acceso root completo con espacio en disco SSD y 128 GB de RAM por servidor. Aunque deberás gestionar los servicios de alojamiento VPS por tu cuenta, tendrás a disposición un equipo de soporte 24/7 para resolver cualquier problema técnico.

Otra opción es el alojamiento dedicado, que incluye un servidor dedicado. Sin embargo, estos planes suelen ser los más caros, con precios desde 20 hasta 299 dólares/mes.

Si quieres utilizar una dirección IP dedicada en el hosting compartido, algunos proveedores añaden una IP dedicada como función adicional. Sin embargo, el entorno compartido puede tener algunas desventajas, como la limitación de recursos y la lentitud cuando otros sitios web reciben un aumento de tráfico.

¿Necesitas una IP dedicada?

La elección entre una dirección IP normal y una dedicada debería depender de la flexibilidad y el control que quieras tener sobre tu sitio web. Hay algunos casos en los que una IP dedicada puede beneficiarte, entre ellos:

  • Acceso regular a tu sitio web a través de FTP: una dirección IP dedicada garantiza el acceso para editar y ver tu sitio web incluso sin un nombre de dominio.
  • Instalación de aplicaciones de terceros: varias aplicaciones y servicios necesitan una dirección IP dedicada para ejecutarse en tu servidor.
  • Mayor reputación de correo electrónico: con su entorno aislado, una dirección IP dedicada evita penalizaciones por acciones maliciosas de otros dominios.
  • Mejor rendimiento y experiencia de usuario: con una IP dedicada, el servidor anfitrión puede recuperar inmediatamente el contenido de tu web, lo que reduce el tiempo de carga del sitio.
  • Configuración de tu propio servidor: una IP dedicada te da un mayor nivel de control y flexibilidad sobre la configuración de tu servidor, desde la creación de un servidor FTP a un servidor de juegos.

Aunque una IP dedicada puede beneficiar a algunos dueños de sitios web, no es una necesidad. La mejor práctica consiste en determinar las necesidades de tu sitio.

Si tu sitio es nuevo y está creciendo, una dirección IP compartida puede ser la solución adecuada. Sin embargo, si gestionas un sitio web empresarial que requiere marketing por correo electrónico, una IP dedicada proporciona una capacidad de entrega de correo electrónico fiable y te permite mantener la reputación de tu dominio.

Conclusión

Conocer las necesidades de tu sitio web es esencial a la hora de elegir el tipo de dirección IP que más te conviene. No todos los sitios web necesitarán una IP dedicada. Si estás empezando y no esperas mucho tráfico, una dirección IP compartida debería funcionar bien.

Dicho esto, si tu sitio web experimenta un alto tráfico o tienes que enviar un gran volumen de correos electrónicos y necesitas acceso FTP regularmente, entonces deberás optar por una dirección IP dedicada.

Ten en cuenta que una dirección IP dedicada no es lo mismo que un alojamiento dedicado. Puedes tener una IP dedicada con cada tipo de hosting, como alojamiento compartido o VPS, dependiendo de tu proveedor.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender mejor cómo funciona una dirección IP dedicada y cómo puede beneficiar a tu sitio.

Author
El autor

Betania V.

Betania es una redactora apasionada por el marketing digital y la creación de sitios web. Escribe tutoriales y realiza análisis SEO en el equipo de Contenido de Hostinger. En sus ratos libres, disfruta de bailar, cantar o mirar una buena película de cine clásico.