VPS

Aprende a configurar tu nuevo servidor VPS en 5 pasos

como configurar un vps

Dar el paso de un hosting compartido a un servidor privado virtual (VPS) es un movimiento relativamente fácil. Sin embargo, aprender a configurar un VPS desde cero puede ser un poco más complicado, especialmente si nunca antes has usado la línea de comandos.

En este artículo, te explicaremos cómo configurar un VPS en cinco pasos:

  1. Aprender a iniciar sesión en tu VPS a través del acceso Secure Shell (SSH).
  2. Actualizar tu servidor.
  3. Crear un nuevo usuario y modificar sus privilegios.
  4. Habilitar la autenticación de clave pública.
  5. Configurar un firewall para tu VPS.

Sin embargo, antes de entrar en los detalles técnicos, vamos a explicar por qué necesitarás configurar tu nuevo servidor virtual. ¡Hablemos de cómo configurar un VPS!

Por qué deberías configurar tu nuevo VPS

Por lo general, cuando te registras en un plan de hosting básico, tu proveedor configurará todo el software necesario para usarlo. Por ejemplo, con el hosting compartido, probablemente obtendrás acceso a un panel de control de tu cuenta de inmediato:

Un panel de control de hosting.

Estos paneles de control de hosting te brindan todas las opciones que necesitas para configurar tu cuenta. Sin embargo, en la mayoría de los casos, no tendrás la oportunidad de modificar la configuración de tu servidor, ya que otros usuarios también están usando la misma máquina.

Por otra parte, con un VPS obtienes un entorno de servidor para ti solo. En la mayoría de los casos, tu proveedor de hosting solo se limitará a configurar el software básico del servidor, como Apache o Nginx, y el resto depende de ti. Eso significa que probablemente necesitarás realizar algunos pasos adicionales para que tu servidor esté “listo”, como:

  • Decidir cuándo deberías empezar a utilizar un VPS.
  • Aprender a conectarte y emitir comandos.
  • Averiguar cómo instalar un nuevo software y realizar actualizaciones.
  • Configurar de nuevas cuentas de usuario (si es necesario).
  • Configurar un firewall.

Cuando hablamos de emitir comandos a tu servidor, nos referimos a algo como esto:

Revisión de zona DNS usando el comando named-checkzone

Por lo general, vas a interactuar con tu VPS utilizando la línea de comandos en lugar de una Interfaz gráfica de usuario (GUI). Eso puede ser intimidante al principio, pero rápidamente te acostumbrarás si no te importa buscar en Google los comandos correctos y seguir algunos tutoriales simples.

También puedes configurar paneles de control de hosting que te permitirán interactuar con el servidor utilizando una interfaz gráfica de usuario. Sin embargo, no vamos a cubrir esa parte en este artículo, ya que usar la línea de comandos es a menudo la ruta más eficiente. Además, aprender a usar comandos simples te enseñará mucho sobre la administración del servidor, lo que seguramente resultará útil a medida que tu sitio crezca.

5 pasos para configurar tu nuevo VPS y tenerlo listo para usar

Como sabrás, la gran mayoría de los servidores web se ejecutan en sistemas basados ​​en Unix. Eso significa que deberás usar comandos adaptados a ese tipo de sistema operativo (SO), que no son los mismos que usarías en una máquina con Windows. Si quieres obtener más información sobre la administración de servidores de Windows, consulta esta guía para obtener más detalles.

Habiendo aclarado esa parte, ¡vamos a hablar sobre cómo configurar un VPS!

Paso 1: Aprende a iniciar sesión en tu VPS a través de acceso Secure Shell (SSH)

Hay varias formas de conectarse a un sitio web, además de usar un navegador web. Por ejemplo, puedes usar el Protocolo de transferencia de archivos (FTP), que te permite subir, descargar y editar archivos en tu servidor:

subiendo archivos de wordpress a través de ftp

Si bien el FTP puede ser muy útil, no te permite emitir comandos a tu servidor. Para eso, tendrás que usar el acceso Secure Shell (SSH), que es un tipo diferente de protocolo que te brinda acceso a servidores remotos.

Una vez que te conectes a un servidor a través de SSH, podrás emitir comandos. SSH también es conocido por sus fuertes protocolos de cifrado y autenticación, que lo hacen altamente seguro. Al aprender a usar SSH, estarás dando tus primeros pasos en la administración de servidores.

Una vez que te registres en un plan de VPS, tu proveedor de hosting web debe proporcionarte un conjunto de credenciales, que incluyen:

  • La dirección IP de tu servidor
  • Un nombre de usuario (usualmente root)
  • Una contraseña para tu cuenta root

En caso de que no estés familiarizado con el término, una cuenta root (o superusuario) es un usuario con privilegios y acceso totales en un sistema específico. Puedes considerarlo como el equivalente de un administrador, pero con aún más poder.

Cuando configuras un VPS, comenzarás con una sola cuenta root, que utilizarás para establecer la conexión inicial. Si estás utilizando un sistema operativo basado en Unix en tu máquina local, puedes conectarte a tu servidor directamente desde la línea de comandos.

Sin embargo, si estás utilizando Windows, primero deberás instalar un cliente SSH. Somos partidarios de dos clientes en particular, el primero se llama Bitvise:

La página de inicio de Bitvise.

Si estás buscando una interfaz simple que se parezca al estilo clásico de Windows, irás a la fija con Bitvise. Sin embargo, la mayor parte del trabajo la harás dentro de la línea de comandos, así que el estilo no importa mucho.

También somos grandes admiradores de PuTTY, que cuenta con una interfaz mucho más minimalista. Sin embargo, ofrece una gran cantidad de opciones de configuración adicionales, por lo que es preferible si realmente quieres ir a fondo en la administración de servidores.

Para el resto de este tutorial, usaremos PuTTY en nuestros ejemplos. Con eso en mente, instala el programa y luego ejecútalo. Verás una ventana como esta:

Panel de configuración de putty

En este punto, debes ingresar la dirección IP de tu servidor en el campo Host Name (o IP address), y dejar la configuración de Port en el valor predeterminado de 22:

Configurando PuTTy para conectarte al servidor.

Aparte de las conexiones SSH, el puerto 22 también se utiliza para inicios de sesión seguros y para el Protocolo seguro de transferencia de archivos (SFTP).

Puedes observar que hay una opción para seleccionar qué tipo de conexión deseas usar debajo del campo IP. Elige SSH, y luego puedes presionar el botón Open.

Se abrirá una ventana de línea de comandos y verás un mensaje para ingresar tu información de inicio de sesión. En este caso, será root y su correspondiente contraseña:

Iniciar sesión en tu cuenta root.

Si los datos ingresados ​​son correctos, verás un breve resumen de los detalles de tu servidor y un mensaje para ingresar más comandos:

Los detalles de tu servidor.

Eso es todo en cuanto al primer paso de cómo configurar un VPS. Sin embargo, no cierres la ventana de línea de comandos, ya que todavía tenemos trabajo por hacer.

Paso 2: Actualiza tu servidor

Una vez que inicies sesión en tu VPS, verás un mensaje que indica si hay algún ‘paquete’ o actualizaciones de seguridad disponibles:

Buscando actualizaciones disponibles.

Los paquetes son esencialmente software en la jerga de Unix. Cuando se trata de cualquier sistema, siempre es importante mantener sus componentes actualizados y los servidores no son la excepción.

Si utilizas un software desactualizado, estás exponiendo tu servidor (y tu sitio web) a vulnerabilidades de seguridad. Además, es posible que te estés perdiendo de nuevas funciones o de un mejor rendimiento. Es por eso que lo primero que querrás hacer es actualizar los paquetes de tu servidor y descargar cualquier parche de seguridad pendiente.

Para comenzar, escribe el comando apt update y presiona Enter. Ahora, tu servidor verificará qué paquetes necesitan actualizarse. Una vez hecho esto, escribe apt dist-upgrade, que actualizará los paquetes de tu servidor:

Ejecutando el comando dist-upgrade.

Este proceso puede tardar un tiempo, dependiendo de cuántas actualizaciones necesite instalar tu servidor. Así que siéntate, toma un poco de café y espera a que termine.

Una vez que todos los paquetes estén actualizados, debes reiniciar el servidor con el comando reboot. Luego, cierra la ventana de línea de comando. Espere uno o dos minutos y vuelve a iniciar sesión utilizando PuTTY (o el cliente que hayas elegido).

Si todo salió según lo planeado, no debería haber más actualizaciones disponibles en la lista. Eso significa que podemos pasar al siguiente paso de aprender cómo configurar un VPS.

Paso 3: Crea un nuevo usuario y modifica sus privilegios

Cuando configuras un VPS, comienzas con un usuario root , que es la cuenta que has estado usando hasta ahora. Sin embargo, generalmente es una buena idea configurar otra cuenta de usuario con privilegios de superusuario.

La razón es que la cuenta root puede causar daños graves si no estás seguro de lo que estás haciendo. Una cuenta root tiene acceso total a todas las configuraciones de tu sistema, por lo que un solo comando incorrecto puede crear problemas serios.

Una cuenta de usuario normal con privilegios de superusuario, por otro lado, necesita agregar el prefijo sudo a cualquier comando que desee ejecutar usando privilegios administrativos. Esto puede parecer un pequeño cambio, pero marca una gran diferencia. Con este enfoque, deberás pensarlo dos veces antes de ejecutar cualquier comando con el prefijo sudo, lo cual puede ayudarte a evitar inconvenientes.

Ahora configura ese nuevo usuario ingresando el siguiente comando. Reemplaza la segunda parte con el nombre de usuario que quieras usar:

adduser nuevonombredeusuario

Luego, escribe esta línea para agregar ese usuario al grupo sudo, que le otorgará privilegios de superusuario (nuevamente, reemplazando la última parte con tu nuevo nombre de usuario):

# usermod -aG sudo nuevonombredeusuario

Ahora, solo nos resta crear una contraseña para esta cuenta. Sin embargo, hay un método que es mucho más seguro que usar una contraseña normal, que es lo que veremos a continuación.

Paso 4: Habilita la autenticación de clave pública

La autenticación de clave pública es una técnica que es posiblemente más segura que las contraseñas normales. Con este enfoque, generas un conjunto de claves tanto ‘públicas’ como ‘privadas’.

Tu servidor almacenará tu clave pública y la utilizará para autenticar la privada, a la que solo tu tendrás acceso como un archivo en tu computadora. Una vez que configures la autenticación de clave pública, necesitarás tanto la clave privada como una frase de contraseña para iniciar sesión, lo cual aumenta significativamente la seguridad.

Para generar claves SSH en Windows, puedes usar la aplicación PuTTYgen, que se habrá instalado cuando configuraste el cliente anteriormente (para obtener información sobre cómo hacerlo en sistemas Linux/Unix, consulta esta guía). Busca entre tus programas y ejecuta la aplicación PuTTYgen ahora, que debería verse así:

La aplicación PuTTYgen.

Está bien usar la configuración predeterminada para tu par de claves, así que haz clic en el botón Generate. Para hacer que tu clave sea más única, el programa te pedirá que muevas el mouse para que resulte una clave más aleatoria, lo cual es bastante bueno:

Aleatorizar tus claves.

En seguida, el programa te mostrará la clave pública que generó para ti. Antes de que hagas cualquier otra cosa, configura una frase de contraseña que la acompañe, la cual actuará como una contraseña para la clave:

Configuración de una frase de contraseña para tus claves.

Ahora, pulsa el botón Save private key (Guardar clave privada) y guarda el archivo resultante en tu computadora. También deberás copiar tu clave pública en un momento, así que no cierres esta ventana todavía.

Luego, vuelve a iniciar sesión en tu servidor con el usuario root original y ve al directorio de inicio de tu nueva cuenta usando # su – nuevonombredeusuario. La línea de comandos ahora reflejará tu nuevo usuario:

Cambio de usuarios a través de la línea de comandos.

Después de eso, deberás ejecutar una serie de comandos en orden, lo que creará una nueva carpeta para tu clave pública, restringirá los permisos de esa carpeta y guardará tu clave:

mkdir ~/.ssh

chmod 700 ~/.ssh

nano ~/.ssh/authorized_keys

El último comando abrirá el editor Nano, lo cual te permite modificar el nuevo archivo authorized_keys en tu servidor. Ahora copia tu clave pública desde la ventana de PuTTYgen, y pégala aquí.

Cuando la clave esté lista, presiona CTRL + X para cerrar el editor y escribe Y cuando te solicite que confirmes los cambios en el archivo. Luego, escribe los dos siguientes comandos:

chmod 600 ~/.ssh/authorized_keys

exit

Esos cambiarán los permisos del archivo que acabas de editar y luego te regresará al usuario root.

A continuación, deberás configurar PuTTY para que use tu clave privada cuando te conectes a tu servidor para que pueda reconocerte. Para hacer esto, regresa a la pantalla principal de la aplicación y vaya a la sección Connection › SSH › Auth. En el interior, encontrarás un campo llamado Private key file for authentication (Archivo de clave privada para autenticación):

Subiendo tu archivo de clave privada.

Haz clic en el botón Browse (Explorar) y luego localiza el archivo de clave privada que almacenaste en tu computadora. Selecciónalo y listo.

Finalmente, debes decirle a tu servidor que deshabilite el método predeterminado de autenticación solo con contraseña para el nuevo usuario que acabas de configurar. Para hacerlo, inicia sesión en tu servidor como el nuevo usuario a través de SSH y ejecuta este comando:

sudo nano /etc/ssh/sshd_config

Esto abrirá el archivo sshd_config usando el editor Nano. Busca la línea que dice PasswordAuthentication dentro de ese archivo y elimina el signo # que se encuentra delante de él. Luego, cambia su valor de Yes a No, para que se vea así:

PasswordAuthentication no

Guarda los cambios en el archivo y reinicia el servidor. La próxima vez que intentes iniciar sesión, solo podrás hacerlo usando tu clave privada y frase de contraseña.

Paso 5: Configura un Firewall para tu VPS

Hemos cubierto mucho terreno hasta ahora sobre cómo configurar un VPS. Sin embargo, todavía hay un último paso por hacer si quieres que tu servidor se mantenga seguro. Tenemos que habilitar un firewall para ello.

Puedes hacerlo utilizando el programa iptables, el cual permite configurar reglas que restringen el tráfico hacia y desde tu servidor. Sin embargo, este proceso es un poco intrincado, por lo que mejor te recomendamos consultar nuestra guía completa sobre cómo configurar iptables para que configures el programa correctamente.

Este paso puede parecer una exageración al principio. Sin embargo, con iptables podrás restringir qué puertos permiten que el tráfico acceda a tu servidor. Esto ayudará a detener muchos ataques. Además, es un proceso que hay que configurar una sola vez, por lo que vale la pena hacerlo de inmediato.

Conclusión

Aprender a configurar un VPS después de haberse cambiado desde un hosting compartido es como salirse de la piscina infantil y sumergirse en una olímpica. Tienes mucho más espacio y funciones para jugar, pero tendrás que encontrar tu equilibrio antes de poder comenzar a divertirte. Ahora que ya sabes cómo configurar un VPS, te has familiarizado con la línea de comandos y esto te ayudará para que puedas configurar todo a tu gusto de forma mucho más fácil.

¿Tienes alguna pregunta sobre cómo configurar un VPS? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios a continuación!

Gustavo B.

Gustavo es un apasionado por la creación de sitios web. Se enfoca en la aplicación de estrategias SEO en Hostinger para España y Latinoamérica, así como la creación de contenidos de alto nivel. Cuando no está aplicando nuevos trucos en WordPress lo puedes encontrar tocando la guitarra, viajando o tomando un curso online.

Agrega un Comentario

Dale clic aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Comienza a ahorrar hoy mismo!

Alojamientos con todo incluido y nombre de dominio por

AR$36
00
/mes